¿POR QUÉ SE PRODUCEN?

Muchas son las causas de esta enfermedad, entre las que se encuentran: la predisposición hereditaria, la obesidad, el sedentarismo, el embarazo, el uso de anticonceptivos o de hormonas que se administran para el control de la menopausia.

 

Factores de riesgo:

 

Predisposición hereditaria: Debido la ausencia o disminución de las válvulas venosas, las cuales tienen la función de dirigir la sangre en un solo sentido y hacia el corazón.

 

Obesidad: Existe una estrecha relación de obesidad y varices. A mayor sobrepeso el retorno venoso se realiza con mayor dificultad, contribuyendo así al estancamiento de la sangre y a la dilatación de las venas.

 

Sedentarismo: La vida sedentaria contribuye a un sin número de enfermedades, entre ellas, a la insuficiencia venosa, ya que el ejercicio es fundamental para obtener una excelente actividad muscular a nivel de la pantorrilla, lo cual ayuda a regresar la sangre al corazón.

 

Embarazo: El desarrollo de las varices durante el embarazo es un hecho muy conocido. Aproximadamente 70% de las mujeres embarazadas desarrollan algún grado de enfermedad venosa.

 

Anticonceptivos: Se ha demostrado una relación directa entre el uso de anticonceptivos y la aparición de varices, provocan que la pared de la vena se debilite produciendo dilatación de la misma.

 

SUBIR UA-77003541-1